Browse code

Revisiones a 7 y 8

Nika Zhenya authored on 09/01/2019 21:29:37
Showing 1 changed files
... ...
@@ -706,13 +706,13 @@ fundamentación.
706 706
 
707 707
 ## 7. El familiar incómodo: los bienes comunes
708 708
 
709
-Los teóricos que buscan constituir una teoría de la PI simpatizan en que la PI
710
-tiene fundamento, solo es de encontrarlo. Su espectro tiende a ir de la
709
+Los teóricos que buscan constituir una teoría de la PI simpatizan en que esta
710
+tiene fundamento, solo es de encontrarlo. Los matices van desde la
711 711
 conformidad de la PI con la propiedad en general a la divergencia entre una y
712 712
 otra. Esta dinámica no es del todo comprensible si se deja de lado a aquellos,
713 713
 que como ellos, indagan sobre la pertinencia de la PI para el quehacer cultural.
714
-Sin embargo, a diferencia de estos, perciben a la PI en un sentido negativo.
715
-Para este otro espectro el fundamento de la PI e incluso de la propiedad en
714
+A diferencia de estos teóricos, esta otra vertiente percibe a la PI en un
715
+sentido negativo. Aquí el fundamento de la PI e incluso de la propiedad en
716 716
 general está en disputa.
717 717
 
718 718
 Esta ala apuesta por los «bienes comunes» (BC). Pero ¿qué son? Una respuesta
... ...
@@ -740,16 +740,16 @@ diversas leyes, tratados o convenios pueden avalarlo @. Por este motivo, el
740 740
 dominio público no es solo una cuestión de voluntad personal o colectiva:
741 741
 su misma base fundacional y funcional requiere de un estado de derecho. De
742 742
 lo contrario, no existe mecanismo jurídico o judicial que vele por su
743
-conservación. El nexo entre el dominio público y la PI reside en que, al
744
-expirarse los derechos, la PI se traslada al «banco de ideas» @ que representa
745
-el dominio público. Es decir, en este enfoque la PI es «bien común potencial»
746
-cuya actualidad acontece cuando el monopolio caduca @.
743
+conservación y aplicación. El nexo entre el dominio público y la PI reside en
744
+que, al expirarse los derechos, la PI se traslada al «banco de ideas» @ que
745
+representa el dominio público. Es decir, en este enfoque la PI es
746
+«bien común potencial» cuya actualidad se realiza cuando el monopolio caduca @.
747 747
 
748 748
 Otra de las grandes clases dentro de los BC es la propiedad
749 749
 pública. En este sentido se trata de creaciones transmutadas en propiedad
750 750
 que no le pertenecen a ninguna entidad privada. La propiedad pública tiende
751 751
 a estar bajo el resguardo gubernamental aunque en varias ocasiones su gestión
752
-es mantenida por organismos autónomos o descentralizados, y por comunidades.
752
+es mantenida por organismos autónomos o comunidades.
753 753
 En otras ocasiones su divulgación es tan frecuente y de amplio uso que se
754 754
 vuelve innecesario erigir instituiciones u organizaciones. Este tipo de
755 755
 propiedad está a disposición de todo el público. Se puede utilizar libremente,
... ...
@@ -784,7 +784,7 @@ tradicionales de la PI. Existen tres grandes grupos. Por un lado está la
784 784
 «PI huérfana», aquella que se conoce su fecha de creación pero se desconoce
785 785
 su creador. Luego se encuentra la «PI descatalogada», la cual tiene
786 786
 identificados su fecha de concepción y su creador, pero —a diferencia de la
787
-primera— no se encuentra disponible por ningún lado. El último grupo comprende
787
+primera— no se encuentra disponible. El último grupo comprende
788 788
 la «PI abandonada» mediante la cual su creador de manera voluntaria permite
789 789
 su libre uso, por lo general para hacer explícita su postura política ante
790 790
 la concepción estándar de la PI. Estos grupos pueden relacionarse; por ejemplo,
... ...
@@ -793,14 +793,12 @@ otra que esté descatalogada y abandonada. Cabe resaltar que esta clase
793 793
 es de creación reciente, inducida principalmente por el «robustecimiento» de
794 794
 las actuales leyes de PI. El incremento en los periodos de monopolio artificial
795 795
 ha provocado que cada vez sea más difícil localizar creaciones o creadores @.
796
-Antes la identificación de los titulares de derechos se remontaba a una
797
-generación, ahora se trata de al menos dos y en algunos casos hasta de tres o
798
-cuatro. Además, para frenar el «expansionismo» de la PI varias personas han
799
-lanzado distintas iniciativas en pos de una producción comunal cuya gestación y
796
+Además, para frenar el «expansionismo» de la PI varias personas han
797
+lanzado iniciativas en pos de una producción comunal cuya gestación y
800 798
 gestión se vuelve una cuestión de política comunitaria en lugar del
801 799
 individualismo legalista que supone la realidad actual de la PI.
802 800
 
803
-Los referentes más recientes de esta «nueva ola» de defensores de los bienes
801
+Los referentes más recientes de esta ola de defensores de los bienes
804 802
 comunes son Richard Stallman y Lawrence Lessig. A mediados de los ochenta, un
805 803
 joven programador llamado Stallman observó junto con otros compañeros cómo
806 804
 las empresas tecnológicas estaban acaparando el código que escribían @. Esto
... ...
@@ -810,35 +808,35 @@ lo cual se fundaba el movimiento del _software_ libre. La «libertad» se
810 810
 establece a partir de una «Regla de Oro» o «ética kantiana» la cual «me exige
811 811
 que si me gusta un programa, lo debo compartir con otras personas a quienes
812 812
 también les guste» @. Se trata de una reelaboración del imperativo categórico
813
-que en este contexto se concretaba con cuatro libertades: de ejecución, de
813
+que en este contexto se concretaba en cuatro libertades: de ejecución, de
814 814
 estudio, de distribución y de modificación. Para que estas sean satisfechas el
815 815
 usuario debe contar con el producto final —los archivos ejecutables también
816
-conocido como código máquina— junto con todo lo que sirvió para su elaboración
816
+conocidos como código máquina— junto con todo lo que sirvió para su elaboración
817 817
 —el código fuente—. Con el fin de que esta iniciativa social y política también
818 818
 tuviera un respaldo jurídico, se creó la licencia GPL. De esta manera se
819
-constituyen las licencias de uso. Estas licencias _no se oponen_ a la PI; en su
819
+constituyen las licencias de uso las cuales _no se oponen_ a la PI; en su
820 820
 lugar, la flexibilizan al permitir un modo de gestión poco convencional.
821 821
 
822
-El énfasis en la «libertad» y, de manera específica, a la «ética kantiana»
822
+El énfasis en la «libertad» y a una «ética kantiana»
823 823
 provocó más de un roce. Algunos integrantes del movimiento sostenían que su
824 824
 empleo era irrelevante o arriesgado. Si al final lo que se buscaba era una
825 825
 comunidad en donde el código fuese accesible, ¿para qué endosar este objetivo a
826
-cuestiones éticas o políticas? Estas preocupaciones fueron discutidas y no se
826
+cuestiones éticas? Estas preocupaciones fueron discutidas y no se
827 827
 pudo llegar a un acuerdo. En 1997 Eric S. Raymond publicaría el ensayo
828 828
 «La catedral y el bazar». Este texto haría patente una ruptura que se había
829 829
 estado cuajando durante unos años. Del movimiento del _software_ libre se
830 830
 bifurcaría la iniciativa del código abierto. Sin más lastre ético, esta
831 831
 iniciativa empezaba a operar de manera autónoma. Desde sus comienzos y en la
832
-actualidad ambas vertientes trabajan conjuntamente; son contados los casos en
833
-los que la práctica se torne incompatible.
832
+actualidad ambas vertientes tienden a trabajar sin dificultades; son contados
833
+los casos en los que la práctica se torne incompatible.
834 834
 
835 835
 Esta efervescencia dentro del desarrollo tecnológico no pasaría por alto. A
836 836
 principios del nuevo milenio un abogado y académico de la Universidad de
837
-Standford propondría un desplazamiento a la cultura libre. A partir de las
838
-influencias del movimiento del _software_ libre, Lessig extrapolaría y
837
+Standford propondría un desplazamiento a la cultura más «abierta». A partir de
838
+las influencias del movimiento del _software_ libre, Lessig extrapolaría y
839 839
 generalizaría su estructura para constituir lo que ahora se conoce por «cultura
840 840
 libre». Este tipo de gestación cultural también pretende la creación de
841
-comunidades donde el material cultural esté disponible. Los creadores
841
+comunidades donde el material esté disponible. Los creadores
842 842
 permitirían el uso de sus obras sin recurrir a los mecanismos tradicionales de
843 843
 la PI. Los usuarios tendrían derechos a modificarlas, distribuirlas, estudiarlas
844 844
 o ejecutarlas sin un permiso explícito del creador. Para garantizar su gestión,
... ...
@@ -849,28 +847,27 @@ surgiría la iniciativa del acceso abierto. En principio esta iniciativa
849 849
 pretende que la investigación esté disponibles gratuitamente en internet, como
850 850
 puede leerse en el «Budapest Open Access Initiative» @.
851 851
 
852
-En las últimas décadas esta ala ha estado muy agitada. Aquí solo hay una
853
-breve narración de los últimos años. Un desarrollo tendido todavía es necesario.
854
-No obstante, es posible observar que varios proponentes de los BC
852
+Como se observa, para esta ala estas últimas décadas han sido de agitación.
853
+Aquí solo hay una breve narración. Un estudio histórico tendido todavía es
854
+necesario. No obstante, es posible observar que varios proponentes de los BC
855 855
 tienden a percibirse desde un linaje distinto al de la PI. Este imaginario ha
856 856
 creado la acuñación de términos como el de «_copyleft_», que supone una postura
857 857
 contrapuesta al _copyright_. Los BC distan mucho de ser homogéneos.
858 858
 Se hace evidente en neologismos como «_copyfarleft_» —una vertiente radical y
859 859
 crítica del _copyleft_— o «_copyfight_» —una conflagración abierta en contra
860 860
 del _copyright_, por lo general a través de la piratería—, o con la
861
-popularización de la coletilla de «radical». Esto genera una polarización entre
862
-dos vertientes: los BC y la PI.
861
+popularización de la coletilla de «radical». Esto refleja una polarización
862
+entre dos vertientes: los BC y la PI.
863 863
 
864 864
 ## 8. ¿Pelea por la herencia?
865 865
 
866
-Varios autores dentro del «bando» de la PI han manifestado que esta y los
867
-BC son dos momentos en una misma estructura orientada a garantizar
868
-la libertad de autoría para todos @. Teóricos como Moore han prestado más
869
-atención al traslado entre una y otros al manifestar que los BC
870
-—así como el «estado de naturaleza»— son estadios morales ha ser cambiados
871
-formalmente mediante relaciones de propiedad @. Hughes prefiere denotar
872
-sus similitudes al tratar a la PI como bien común potencial @. Otros, como
873
-Epstein, concluyen que no hay manera de ir en contra del dominio público @.
866
+Teóricas como Barron han manifestado que la PI y los BC son dos momentos en una
867
+misma estructura orientada a garantizar la libertad de autoría para todos @.
868
+Otros como Moore han prestado más atención al traslado entre una y otros al
869
+manifestar que los BC —así como el «estado de naturaleza»— son estadios morales
870
+ha ser cambiados formalmente mediante relaciones de propiedad @. Hughes prefiere
871
+denotar sus similitudes ver a la PI como un bien común potencial @. Unos más
872
+como Epstein concluyen que no hay manera de ir en contra del dominio público @.
874 873
 
875 874
 Sin embargo, del parentesco no se deriva la fraternidad. Incluso de manera
876 875
 jocosa podría declararse que en varios de los casos las riñas más
... ...
@@ -882,32 +879,32 @@ sin fin de entidades, los costos para la alienación de la PI se elevan
882 882
 hasta hacerla prohibitiva @. Los anticomunes se engendrarían a partir de las
883 883
 actuales legislaciones de la PI y su constante tendencia a la «expansión»,
884 884
 «robustecimiento» o «engrosamiento». No es que la PI mute en un perpetuo
885
-monopolio, sino que el precio para su acceso, disfrute y uso está fuera del
885
+monopolio, sino que el precio para su acceso, uso y disfrute está fuera del
886 886
 alcance para la mayoría de la población. El acceso a la cultura sufre de una
887
-fisura en las que el poder adquisitivo condiciona el libre tránsito. En este
888
-sentido, pese a su legalidad, la PI va en contra de los BC.
887
+fisura en las que el poder adquisitivo condiciona al libre tránsito. En este
888
+sentido, pese a su legalidad, la PI se opone a los BC.
889 889
 
890 890
 La riña posee dos tendencias. En un sentido débil, algunos simpatizantes de
891 891
 los BC critican las actuales legislaciones de la PI y su inclinación
892
-imperialista, pero no la niegan @. Al contario, proponen otros
892
+«imperialista», pero no la niegan @. Al contario, proponen otros
893 893
 mecanismos similares pero más flexibles para la gestión de derechos @. Esta
894
-vertiente puede identificarse en personajes como Raymond o Lessig, o en
894
+vertiente puede identificarse en personajes como Raymond o Lessig @, o en
895 895
 políticas públicas en pos del acceso abierto, como la llevada a cabo por
896
-SciELO. En un sentido fuerte hay quienes critican y rechazan cualquier tipo de
897
-PI. Esta tendencia es común entre colectivos de izquierda —anarquistas,
896
+SciELO @. En un sentido fuerte hay quienes critican y rechazan cualquier tipo
897
+de PI. Esta tendencia es común entre colectivos de izquierda —anarquistas,
898 898
 socialistas, comunistas, etcétera—.
899 899
 
900 900
 La PI surge de los BC para luego retornar. La necesidad de
901 901
 instituciones jurídicas y judiciales para velar por la PI hace patente su
902
-artificialidad, cuyo sustento viene de los BC. Pese a esta interdependencia, se
903
-declara una guerra de desgaste. Ambos bandos dilapidan sus recursos sin poder
902
+artificialidad, cuyo sustrato se deriva de los BC. Pese a esta interdependencia,
903
+se declara una guerra de desgaste. Ambos bandos dilapidan sus recursos sin poder
904 904
 visualizar un desenlace. Una hecatombe donde, sin importar el resultado, los
905 905
 sistemas hegemónicos en la economía y la política obtendrán una balanza
906 906
 positiva. Si los monopolios se terminan por imponer, la acumulación de
907 907
 capital se llevará a cabo desde redes nítidas de trasferencia de la riqueza. Si
908 908
 la correctud política apoya la flexibilización, se abrirá la puerta para nuevas
909 909
 bonanzas económicas cuyo fundamento yace en la apertura de la información.
910
-Estos sistemas quedan sin cuestión e incluso podrían reforzarse.
910
+Estos sistemas quedan sin cuestión e incluso terminan por reforzarse.
911 911
 
912 912
 En la crítica a la PI o a la propiedad privada existe la predisposición a pasar
913 913
 por alto la crítica a los BC. En el caso más extremo incluso se
... ...
@@ -915,55 +912,47 @@ considera que la apuesta por este tipo de bienes es la panacea ante el embate
915 915
 cada vez mayor y más complejo de los sistemas de PI. Como consecuencia se
916 916
 pierde de vista que esta cruzada tiene objetivos paradójicos.
917 917
 
918
-Los defensores de los BC apuestan por la apertura de la información. Sin embargo,
919
-no existe consenso sobre el grado o las medidas para llevarla a cabo.
920
-Si la apertura es parcial, se trataría de una «guerra restringida» por la cual
921
-no se pretende completa destrucción del «enemigo», sino obtener una
922
-predominante ventaja económica o política @. En este contexto no se buscaría
923
-la abolición de la PI o la propiedad privada, sino la disminución de su empuje,
924
-como es la detención o la disminución de su «expansión». De esta manera se
925
-explicitaría que se tratan de dos elementos en relación dialéctica, donde
926
-la antítesis siempre es necesaria para la síntesis. Es decir, semejante
927
-contienda nunca existió, únicamente se trató de un periodo de tensión previo
928
-a uno de distensión. Esto no elimina la necesidad de lucha, pero sí evidencia
929
-que los BC y la PI no se contraponen sino que se superponen. Si la apertura es
930
-total, en su lugar se establecería una «guerra absoluta», una fantasía en la que
931
-se hace un extremo uso de la fuerza para la extinción del enemigo @. Estas
932
-confrontaciones requieren un amplio uso de recursos sin nunca aniliquilar
933
-totalmente al adversario. Un conflicto bélico, por sí solo, es incapaz de diluir
934
-el sustrato cultural o histórico del oponente. Aunque las intenciones de la PI o
935
-de los BC sea la disolución de su contrario, no será un objetivo que se alcance
936
-por medio de meras legislaciones laberínticas u organizaciones políticas
937
-comunales. Al menos para un corto o mediano plazo hay la necesidad de plantear
938
-un panorama de coexistencia o una estrategia en un estado de desgaste entre la
939
-PI y los BC. En ninguno de los casos se da resolución a la tensión.
940
-
941
-El empleo de términos clausewitzianos no pretender crear una hipérbole. Varios
942
-activistas y teóricos de la PI o los BC se perciben dentro de una guerra
943
-cultural. La paradoja tiene la posibilidad de reelaborarse a partir del
944
-problema sobre la privacidad. Como se indicó, una apertura parcial demuestra la
945
-necesidad de cierta clase de relación entre la PI y los BC, por lo que al final
946
-refleja la necesidad de encontrar un equilibro entre ambas posturas. No
947
-obstante, en la completa apertura de la información viene implicada
948
-la exigencia de hacer pública todo tipo de información, incluyendo registros
949
-médicos o bancarios, así como medios de contacto personal o de acceso
950
-a información privada —fotografías, documentos, mensajería, etcétera—. De
951
-manera general implica la absorción de la esfera privada en la pública. De
952
-modo particular se traduce en la posibilidad de que otras entidades usen la
953
-información personal sin necesidad de autorización. En el estado actual de las
954
-cosas esto genera el peligro de un uso indebido o perjudicial, ya que se puede
955
-emplear para un sin fin de intereses económicos, políticos o militares.
956
-
957
-Los simpatizantes de la apertura de la información tienden a inclinarse
958
-a una defensa de la privacidad @. Esto hace pensar que el supuesto conflicto
959
-no descansa sobre el interés de una total apertura, sino solo de aquellos
960
-elementos que se consideran de interés público. La PI no sería entonces el
961
-problema de fondo, sino un chivo expiatorio. ¿Quién es el agente problemático
962
-en el acceso a nuestra herencia cultural? ¿Acaso es el «expansionismo» de la PI?
918
+Los defensores de los BC apuestan por la apertura de la información. Sin
919
+embargo, no existe consenso sobre el grado o las medidas para llevarla a cabo.
920
+Si la apertura es parcial se explicitaría una relación y dependencia recíproca
921
+entre la PI y los BC. El conflicto sería una tensión entre dos polos mediado
922
+por un espectro de posiciones que se inclinan hacia uno u otro extremo. Si en su
923
+lugar se busca una completa apertura de la información, existe la exigencia de
924
+hacer público los registros médicos o bancarios y demás información privada
925
+—fotografías, documentos, mensajería, etcétera—. De manera general implica la
926
+dilución de la esfera privada. De modo particular se traduce en la posibilidad
927
+de que otras entidades usen la información personal sin necesidad de
928
+autorización. En el estado actual de las cosas esto genera el peligro de un
929
+uso indebido o perjudicial, ya que se puede emplear para un sin fin de
930
+intereses económicos, políticos o militares.
931
+
932
+Los simpatizantes de la apertura de la información tienden a apoyar los derechos
933
+de privacidad @. Esto hace pensar que el supuesto conflicto no descansa sobre el
934
+interés de una total apertura, sino solo de aquellos elementos que se consideran
935
+de interés público. Una llana negación de la propiedad se vuelve incompatible
936
+con el objetivo de establecer un reino de los BC. Desde una postura débil la
937
+propiedad está implicada. En un sentido fuerte los BC están obligados a proponer
938
+un nuevo ecosistema cultural que con probabilidad será incompatible con los
939
+sistemas económicos y políticos que privilegian a la propiedad. De no darse
940
+ningún caso, el triunfo de los BC sería una victoria pírrica.
941
+
942
+Hasta este punto, el supuesto conflicto parece sugerir que la PI
943
+ha sido un chivo expiatorio. Se reconocen los síntomas de un malestar en la
944
+cultura. En la indagación por una respuesta la PI encaja con cierta evidencia
945
+que la hace culpable. Sin embargo, la prueba de mayor peso es la tensión que
946
+genera su «expansionismo» y no a esta por sí sola. Si entre simpatizantes de
947
+ambos bandos se reconoce la importancia del ecosistema generado en la dinámica
948
+de la PI y los BC, ¿por qué se concibe un conflicto entre ellos? ¿No será
949
+una disputa de componentes que influyen en su formación y que terminan por
950
+afectar a nuestra herencia cultural?
963 951
 
964 952
 ## 9. Del parentesco al aura
965 953
 
966 954
 Al parecer la conflagración entre la PI y los BC es un síntoma de un
967 955
 padecimiento muy arraigado en nuestra cultura.
968 956
 
957
+Elementos que los rodea - fondo común
958
+
969 959
 ## 10. Hacia una micropolítica del aura
960
+
961
+Internalización y personalización